FANDOM


Valinor

Valinor (en Quenya Tengwar: reino de los Valar) es el reino de los Valar en Aman, el lugar al que se trasladaron desde Almaren cuando las dos Lámparas fueron destruidas debido a Melkor. Aquí fijaron su residencia los Valar y los Maia durante las siguientes edades. Además de la masa continental, Valinor se compone también de una isla cerca de las costas, Tol Eressëa ("la isla solitaria"). Los Eldar, aquellos elfos que habían aceptado la invitación de los Valar de vivir junto a ellos, tenían como destino Valinor. Asi, los Vanyar, los Noldor y los Teleri se asentaron en esta tierra. Sin embargo, algunos de los Eldar se desperdigaron por la tierra media, y en las siguientes edades del Sol, los supervivientes de los conflictos vividos en aquellas tierras fueron trasladandose poco a poco a Valinor, hasta abandonar por completo la Tierra Media. Solo los Avari y algunos pocos Eldar se quedaron. Algunos eldar, como los Noldor, llegaron a Valinor y la abandonaron en su mayoría para regresar a la Tierra Media, volviendo cientos de años después.

Su mayor ciudad es Valmar, situada en las faldas de Taniquetil, y es donde los Vanyar y los Valar residen. Otras ciudades son Alqualondë, Tirion y Avallónë, los respectivos hogares de los Teleri y los Noldor. Tirion se encuentra sobre la colina de Tuna, en la tierra conocida como Eldamar y es la ciudad de los Noldor en Aman, donde residieron también los Vanyar en un principio, antes de trasladarse a Valmar. La isla solitaria, cuya capital es Avallónë, fue el hogar de todos los Teleri, desde donde podían ver las tierras bendecidas y navegar a ellas, sin perder de vista la tierra media, donde vivían el resto de sus parientes. Un siglo más tarde una parte importante de los Teleri, guiados por Olwë, abandonó la isla para asentarse en las costas continentales, fundando la ciudad de Alqualondë. Sin embargo, a pesar del éxodo, la isla solitaria continuó siendo habitada por los Teleri, y tiempo después fue repoblada, pues muchos de los Sindar que partieron a Valinor desde la tierra media, se asentaron aquí. En la segunda edad, desde Avallóne y Alqualondë, partían los barcos hacia la isla de Númenor.

También son conocidas como las Tierras imperecederas, ya que sólo a las almas inmortales se les permite residir aquí, con algunas excepciones cuando se trataba de los portadores del Anillo Único; o como se dice que Gimli acompañando a su amigo Legolas llegó a estas tierras.

Lo que hacia benditas e imperecederas a estas tierras no era la tierra en sí, sino los Valar, Maiar y los elfos inmortales que vivían en ella. De tal manera, que los mortales que vivían aquí, morían irremediablemente, pues su destino era la mortalidad. Sin embargo, su estancia en estas tierras prolongaba sus vidas y mitigaba su dolor, su sufrimiento y su vejez. Los Elfos viajaban aquí, pues su estancia en Valinor les hacía más llevadero el peso de la vida inmortal, pues las tierras imperecederas no cambian, son siempre constantes por el efecto de los inmortales que allí residen.

Uno de sus nombres es Faëry (tierra de los elfos), sin embargo solo se menciona con ese nombre en el cuento infantil Roverandom.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.