FANDOM


Númenor Romena
Númenor (en la forma Quenya completa Númenórë "País del Oeste") era una gran isla situada en mitad del oceano Belegaer, entre la Tierra Media en el este y Valinor en el oeste. Esta isla-reino era la más occidental de las Tierras Mortales, creada por los Valar especialmente para los Edain (Hombres de Beleriand) a principios de la Segunda Edad del Sol cómo premio por su lucha y sufrimiento contra Morgoth en la Primera Edad, y estos desde entonces fueron conocidos como Dúnedain o Númenóreanos.

Númenor era también conocida como Andor "Tierra del Don", Anadunê "Promontorio del Occidente", Elenna "Hacia las Estrellas", Oesternessë y después de su caída como Atalantë "la Sepultada" en Quenya o Akallabêth en Sindarin, y Mar-nu-Falmar. Númenor es la representación de la Atlántida en la mitología de Tolkien.

Geografía

Numenor

Mapa de Númenor.

Númenor estaba situada en el mar de Belegaer, entre Aman y la Tierra Media. La isla abarcaba unos 440 000 km cuadrados, por tanto era más bien un pequeño continente. Tenía forma de estrella de cinco puntas, formadas por cinco cabos que circundaban la parte central de la isla. Númenor estaba dividida en seis regiones: Forostar (Tierra del Norte), Andustar (Tierra del oeste), Hyarnustar (Tierra del sudoeste), Hyarrostar (Tierra del sudeste), Orrostar (Tierra del este) y Mittalmar, la tierra interior. 

Era el lugar en el que se encontraba Arandor "La tierra de los reyes", la parte más importante de esta región. Aqui se situaba la capital, Armenelos y el principal puerto de Númenor, Rómenna; Además, en esta región se situaban la Montaña Sagrada del Meneltarma. La región era una zona de tierras bajas y praderas con pocos árboles. Se trataba de una tierra de pastos, en especial en la zona de Emerië, en el suroeste de Mittalmar pues estaba llena de colinas de hierba y era por tanto la zona principal de los pastores. En el centro de la región se encontraba el Meneltarma "El pilar de los cielos", y era aquí donde el rey y su pueblo adoraban a Eru. El rey era el único que podía hablar en la cima y lo hacía tres veces al año, en Invierno, en Verano y en Otoño. En la montaña anidaban águilas que se decía eran enviadas de Manwë para proteger la isla y ver lo que sucedía. De ella caían varias pendientes hacia las cinco puntas de la isla. En la base se encontraba Noirinan "el Valle de las Tumbas", dónde se encontraban enterrados los reyes de Númenor. La zona de Arandor era la más poblada de toda la isla.

Era la tierra menos fertil y la más fría y lluviosa de Númenor. Era además una de las zonas menos pobladas. Era pedregosa y tenía pocos arboles a excepción de la parte occidental al estaba cubierta de abetos. Hacia el cabo norte, se levantaban grandes montañas de roca con escarpados acantilados, y en este lugar anidaban también muchas águilas. Aquí estaba el Monte Sorontil, dónde Tar-Meneldur construyó una alta torre para observar las estrellas.

09 08 441 Andunie enh 800

Puerto de Andunië

Se trataba de una tierra rocosa en el norte y cubierta de abetos en la costa, mientras que en el Sur de la región, el clima era más benigno y fértil y contaba con grandes bosques de abedules y olmos. En la parte más occidental de esta región había tres pequeñas bahías mirando hacia el occidente, hacia Valinor. La más norteña de las tres bahías era la más importante y en ella se encontraba la ciudad portuaria de Andúnië, que significaba "Puesto del Sol" y de esta ciudad venían los ancestros de Elendil y el propio Elendil y sus hijos.

Abedules de Andustar

En el sur, entre Andustar y Hyarnustar, se encontraba la bahía de Eldanna y sus costas eran acogedoras y miraban a las tierras de Aman. Era dónde caía la mayor parte de la lluvia de la isla aunque aún así eran tierras agradables en las que vivir y aquí, entre ambas regiones en el centro de la bahía se encontraba la ciudad portuaria más hermosa de todo Númenor, conocida como Eldalondë.

Fue en este puerto dónde en los primeros siglos de la Segunda Edad, atracaban la mayor parte de los barcos de los Elfos y fue en esta tierra, dónde se plantaron la mayor parte de los árboles traídos por los Elfos desde Valinor . Estos árboles fueron lo más hermoso que había en la isla y estos además desprendían fragancias extraordinarias. Esa región era conocida por tanto como Nísimaldar "La tierra de los árboles fragantes". Eran tan increíbles aquellos árboles, que fueron recordados mucho tiempo después. De hecho muchos frutos fueron llevados posteriormente a la Tierra Media. En Nísimaldar crecía un árbol conocido como Malinórnë, que los Númenóreanos regalaron a Gil-Galad y este se lo entregó a Galadriel, y por eso estos árboles crecieron y se conservaron por tanto en Lothlórien mucho tiempo después. Fueron conocidos en la Tierra media con el nombre de Mallors.

Era montañosa en el oeste y tenía grandes acantilados en el oeste y en el suroeste, pero en el Este, en el interior, la tierra era fértil y crecían grandes viñas. Sin embargo, en la parte sur y sureste de la región no había grandes acantilados como era normal en el resto de la isla sino que se extendían grandes costas planas.

En esta región, en la parte sur, la costa era plana como en el sur de Hyarnustar. En ella había bosques de muchas clases distintas, pero una destacaba sobre el resto, el árbol Laurinquë, cuyas flores eran muy apreciadas por los Númenóreanos. Debido a la gran cantidad de árboles, la región suministraba mucha madera para la construcción de barcos y así poder crear la gran flota de Númenor.

La región era fría aunque estaba protegida de los vientos del noreste por una cadena de montañas y esto permitía que en el interior se cultivara muchísimo grano.

Rios Principales

  • Siril: Era el rio principal de la isla de Númenor. Nacía en el valle de Noirinan y fluía entre las regiones de Hyarnustar y Hyarrostar, marcando la frontera entre ambas. A él se le unían multitud de riachuelos y afluentes pequeños. Las costas de este rio formaban amplias playas de piedras. Aquí vivían la mayoría de los pescadores, cuya ciudad principal fue Níndamos, en la desembocadura. Desde aquí partían a pescar a las abundantes aguas marinas del sur y a lo largo del rio.
  • Nunduinë: Nacía en las montañas centrales, dónde se encontraba el Meneltarma y desembocaba en la bahía de Eldanna, en la ciudad de Eldalondë. Durante su trayecto, formaba en la zona de Nisimaldar el pequeño lago de Nísinen. En sus orillas crecían muchas flores y arbustos que desprendían dulces olores.
Númenor-0

Idioma

En Númenor se hablaban tres lenguas, el Quenya, el Sindarin y el Adûnaico.

  • Quenya: Era una lengua de prestigio, pero sólo era hablada por unos pocos eruditos y conocida por las familias más nobles. Era la lengua que se usaba para escribir los registros pensados para ser preservados, para la toponimia y los Nombres propios, en especial de alta cuna.
  • Sindarin: Era la lengua cotidiana en las regiones de Andustar y Forostar, pues sus habitantes descendían en su mayor parte de la casa de Beör. Esta casa abandonó pronto su propio idioma durante la Primera Edad, para adoptar el Sindarin de los Elfos, debido a las estrechas relaciones de esta casa con estos. Así pues, era la lengua hablada de estas regiones. Al mismo tiempo, era la lengua cotidiana de la Casa Real y de todas la grandes familias de la isla y el Sindarin era por tanto su lengua materna. Esto fue asi hasta los días del Rey Tar-Atanamir. Aunque el pueblo llano de las demás regiones usaba cotidianamente el Adûnaico, prácticamente todos los habitantes de Númenor tenían conocimientos de Sindarin. El dialecto de Númenor descendía del dialecto usado por los Mithrim, en el norte de Beleriand pero con influencias del dialecto sindarin de los Falathrim, del Quenya y del Adûnaico. Por esto, el Sindarin se hablaba en la isla con un dialecto propio, conocido como Sindarin de Númenor.
  • Adûnaico: Era la lengua cotidiana en las regiones de Orrostar, Mittalmar, Hyarnustar y Hyarrostar. Sin embargo las elites de estas regiones hablaban el Sindarin casi de forma exclusiva, aunque es probable que tambien conocieran el Adûnaico. Se trataba de una mezcla de los idiomas hablados por los Edain de las dos casas restantes, la de Hador y la de Haleth. Este idioma tenía por lo tanto un origen común con el idioma de los Beornidas, el de los Hombres de Esgaroth u Hombres del Norte, y el de los Rohirrim.

Historia

Origen y Edad de Oro

Simbolo de Númenor

Símbolo de Númenor, con Nimloth como emblema.

La isla de Númenor fue creada por los Valar a principios de la Segunda Edad del Sol, y entregada a los Edain (hombres), como agradecimiento por su ayuda en las guerras de Beleriand. El primer rey de Númenor fue Elros, hijo de Ëarendil y hermano de Elrond, que gobernó durante 410 años. Elros eligió el destino de los hombres pues era con estos con quien más cómodo se sentía y con los que más se identificaba. Fue elegido por ser heredero de Tuor y por lo tanto descendiente de los reyes de las tres casas de los Edain y además era descendiente de Beren, por parte de madre. Elros el primer rey y de él descendieron todos los reyes posteriores de Númenor (Reyes y reinas de Númenor). Elros construyó la ciudad de Armenelos, sede del trono.  

Los numenoreanos se convirtieron en extraordinarios marineros con afán de explorar todos los territorios y dominios, pero los Valar les prohibieron navegar al Oeste, a la tierra de Valinor. Los Valar temían que algún día envidiaran la inmortalidad y se alzaran contra ellos, pero el destino de los Númenóreanos, cómo el de todos los mortales era el don de la muerte, y no estaba en manos de los Valar, sino de Eru que estos cumpliesen su destino. Al contrario de lo que se creía, las tierras imperecederas no concedían la inmortalidad, sino era la presencia de los bienaventurados en ella lo que le confería su condición de beatitud y eternidad, porque los Valar eran inmortales y también los elfos que allí vivían. Al principio, esto no importó y navegaron a lo ancho del mundo hacia el Este.

En torno al año 600 SE, los númenóreanos navegaron de nuevo hacia la Tierra Media dónde se reencontraron con los Hombres de Eriador emparentados lejanamente con ellos, y se sorprendieron pues pensaban que todos los hombres que habían quedado en la tierra media eran malignos, cómo los que ayudaron a Morgoth en la Nirnaeth Arnoediad. Asi fue que los Númenoreanos viajaron frecuentemente a la Tierra Media dónde compartían conocimientos y comercio con los hombres de linajes menores que allí vivían. Los Númenoreanos les intruyeron sobre muchas cosas y fundaron allí los puertos de Umbar, Pelargir y Vinyalonde (Lond Daer) entre otros.

Aunque los Númenóreanos no podían ir al Oeste, los Elfos si podían ir a Númenor. De tal forma que durante los primeros siglos de la Segunda Edad hubo amistad entre los Elfos y los Hombres de la Isla. Muchos Elfos, en especial aquellos de la Isla de Tol Eressëa, que era visible en días despejados desde Númenor, trabaron gran amistad con ellos y les entregaban frecuentemente regalos y otros presentes. El más importante de todos fue un fruto de Celeborn, un árbol nacido de Galathilion, otro árbol que fue hecho a semejanza de Telperion. Aquel fruto fue plantado en el patio del Rey, en el Palacio de Armenelos y de él creció el árbol blanco de Númenor, conocido como Nimloth. Este fue uno de los Grandes Símbolos de Númenor.

A partir del 1700 SE, Númenor empezó a intervenir en las guerras de la Tierra Media. Sauron forjó los anillos de Poder tras haber engañado a los Elfos de Eregion bajo la forma de Annatar "El señor de los dones". Hubo entonces guerra entre Sauron y los Elfos de la Tierra Media, dónde Eregion fue arrasado. Asi pues, bajo el reinado de Tar-Minastir, se envió una flota en apoyo a Gil-Galad para luchar contra Sauron. Gracias a ello, las tropas de Sauron fueron finalmente derrotadas y dispersadas. Su sucesor, Tar-Ciryatan, convirtió a Númenor en una potencia colonial y militar, que exigía el pago de tributos en los territorios conquistados. Habían explorado ya todas las Tierras al Este y con el tiempo sus corazones comenzaron a volcarse hacia el oeste y desearon viajar hacia Aman.

Decadencia de Númenor

Sauron corrompiendo a Ar-Pharazôn

Los Númenóreanos ansiaban cada vez más la inmortalidad,porque los Valar, Maiar y Elfos nunca morían, pero ellos, aunque vivían muchos y largos años, más que cualquier otro mortal en el mundo, finalmente acababan muriendo. La isla comenzó a dividirse en dos bandos, aquellos que deseaban la inmortalidad y aquellos que aceptaban el destino que Eru les había dado. Entre los que la deseaban, gradualmente se extendió una animadversión hacia los elfos. Muchos reyes de Númenor se contaban entre aquellos que anhelaban la inmortalidad. Estos llegaron incluso a prohibir las lenguas de los Elfos, y a prohibirles la entrada en Númenor en el siglo 32 SE. Los Fieles siguieron teniendo contacto con los Elfos y hablando su lengua en secreto. Los Reyes dejaron de tomar nombres en Quenya y pasaron a tomarlos en Adûnaico.

Sacrificio Sauron Numenor

Por estos hechos, los numenoreanos continuaron separándose más y más en dos grupos, hasta que se dividieron claramente entre los partidarios de los reyes, conocidos como "Seguidores del Rey" y los "Fieles", amigos de los elfos (elendili) y que seguían venerando a los Valar y a Eru. Entre los más destacados de entre los Fieles fueron los Señores de Andúnië, la familia más importantes después de la familia real pues eran descendientes directos de Elros y en tiempos antiguos habrían sido los legítimos reyes de Númenor. Esto se debe a que descendían de Silmarien, la hija primogénita del rey Tar-Elendil, bisnieto de Elros, pero como las leyes de la época impedían a las mujeres tomar el trono y coronarse reinas de Númenor, el trono pasó a su hermano menor, Tar-Meneldur. El hijo de este, Tar-Aldarion, cambiaría las leyes finalmente, permitiendo a las mujeres subir al trono. Esto permitió que su hija Tar-Ancalimë se convirtiera en la Primera Reina de la Isla, y de ella descendieron los Reyes de Númenor hasta Ar-Phârazon.

Así pues, Silmarien, se casó con el señor de Andunië, y desde entonces todos sus descendientes se convirtieron en Señores de Andunië y se convirtieron en la familia más prestigiosa e importante tras los reyes de Númenor, gozando de privilegios y títulos únicos, que no estaban permitidos al resto de la nobleza de la isla. Los Matrimonios entre los Señores de Andunië y la familia real fueron frecuentes durante la historia de la isla.

Los Númenoreanos y sus reyes se fueron volviendo más arrogantes y más codiciosos, y dejaron de ir a la Tierra Media para instruir y comerciar con los hombres que allí vivían, sino para someterlos. Algunos numenoreanos se quedaron en la tierra media y se instauraron como señores y grandes reyes entre ellos, especialmente en las tierras de Harad y lejano Harad. Mientras que las tierras de Eriador siguieron siendo un feudo de los Fieles.

Tar-Palantir ascendió al trono tras una serie de Reyes contrarios a los Valar, y se arrepintió de las acciones de sus antepasados y volvió a tomar un nombre en Quenya y levantó la prohibición sobre los Elfos y sus lenguas. Sin embargo, era ya demasiado tarde pues las semillas de la envidia y el poder estaban ya plantadas. Sólo tuvo una hija, y esta fue forzada a casarse con su primo Ar-Pharazôn el dorado, que tomó el trono para sí. Aún a pesar de saltarse la ley de Númenor que impedía que familiares tan cercanos se casaran entre sí.

Caída y Hundimiento de Númenor

Ar-Pharazôn, el útimo rey, era tan poderoso y orgullos que cuando oyó que Sauron se había declarado Rey de todos los Hombres y Señor de la Tierra Media, marchó allí en 3261 SE, y sometió a Sauron y lo llevó como prisionero a Númenor. Sin embargo, en poco tiempo Sauron se convirtió en su consejero, envenenado al Rey con ideas en contra de los Valar y de Eru, y haciendo construir un templo en honor a Melkor, en el que se realizaban sacrificios humanos. Sauron finalmente convenció al rey para atacar Aman y reclamar la inmortalidad.

En 3319 SE una gigantesca flota de guerra numenoreana fue hacia Aman. Esto hizo que Manwë pidiera auxilio a Ilúvatar, que hundió la isla de Númenor y destruyó su poderosa flota. Antes del hundimiento de Númenor y de la partida del Rey, los Fieles, entre los que se encontraban los Señores de Andunië, fue deportada al Este, al puerto de Rómenna por el Rey para controlarlos y que no pudieran ayudar a los Valar y a los Elfos. Así pues, los Fieles vieron que la desgracia les sobrevendría por las acciones de su rey y de Sauron. Entonces comenzaron a preparar la evacuación de la isla. Tiempo antes, Sauron había convencido al Rey de talar el árbol de Nimloth, pero Isildur logró salvar un fruto de este árbol a escondidas y se lo llevó consigo en su evacuación. Varios barcos cargados con los Fieles a los Valar, al mando de Elendil y sus hijos Isildur y Anárion, partieron a la Tierra Media antes de que la isla fuese destruida.  

También sobrevivieron los númenóreanos Fieles que se encontraban en la Tierra Media, en ciudades como Pelargir, pero entre ellos también los numenoreanos "Seguidores del Rey", que fueron conocidos desde entonces como Númenóreanos Negros, adoradores de Sauron, en ciudades numenoreanas como Umbar.  

Nacimiento de los Reinos en el Exilio de Gondor y Arnor

Elendil, hijo del último Señor de Andunië y descendiente directo de Elros llegó finalmente a la Tierra Media, desembarcando en Pelargir, feudo de los Fieles y allí Elendil y sus hijos, Isildur y Anárion, fundaron los reinos de los Dúnedain en la Tierra Media: Gondor (El Reino del Sur) y Arnor (El Reino del Norte). El fruto de Nimloth fue Plantado dando origen al árbol blanco de Gondor.  

Descendiente de Elendil y de Isildur fue Aragorn, que en la Cuarta Edad se sentó en el trono del Reino Unificado de Gondor y Arnor.

Cultura y Costumbres

Ley de Sucesión

Los Herederos de los Reyes de Númenor fueron durante los primeros días, los primeros hijos varones primogénitos, y sino el pariente varón más próximo, con el único requisito de que el heredero debía descender de Elros por parte siempre paterna. Esto fue así hasta épocas de Tar-Aldarion, que modificó la ley de sucesión. Entonces se declaró que el heredero sería el primer hijo varón si el rey tenía hijos e hijas, pero que si sólo tenía hijas, el heredero sería la hija mayor del rey. (Existe otra versión de Tolkien en la que se dice que el Heredero sería el primer hijo del Rey, ya fuera hombre o mujer).  

Aparte, se añadió en la nueva ley de sucesión, que el Rey debía casarse siempre con alguien que también fuera descendiente de Elros, puesto que la mujer de Tar-Aldarion no lo era (la primera que no lo fue), y creía que todos sus problemas matrimoniales venían a raíz de ello. Entre estos problemas sólo tuvo una hija y por tanto se vió obligado a modificar la ley de sucesión para que su hija pudiera Reinar.  

Era costumbre del Rey de Númenor Anunciar a su heredero legitimo y ese día se hacían grandes festejos por toda la isla para conmemorar el nombramiento del heredero. El heredero entonces llevaba el titulo especial que lo designaba como tal, pasaba a formar parte del concilio del reino y se le forjaba una espada especificante hecha para él. Además el Heredero, podía renunciar al derecho de sucesión si era mujer, pero no podía renunciar a la corona si era varón y debía reinar al menos un año, a partir del cual podía ceder el cetro del reino a su heredero. Este fue el caso de Vardamir, el Heredero e hijo primogénito de Elros, que se lo cedió a su hijo, Tar-Amandil al cabo de un año.  

El Concilio del Rey

El Rey no gobernaba sólo, estaba apoyado en un grupo de consejeros, llamado "Concilio del Rey", que estaba formado por hombres importantes de Númenor. Es decir, contaba con miembros de las seis regiones de la isla, asi como el heredero del rey una vez era designado como tal. Además de estos, el Rey podía solicitar la presencia de otras personas en el concilio e incluirlas en él. Entre ellos se encontraron siempre los señores de Andunïe, que se contaban como los principales Consejeros del Reino, pues eran los más emparentados con la casa real, pues eran directos descendientes de Elros al igual que el rey (y de ellos desciendieron más tarde Elendil y Aragorn).  

Edad de los Númenoreanos

Al ser hombres, eran mortales pero como regalo se les dió una vida muy longeva, más que la de cualquier otro hombre, viviendo casi el triple de un hombre normal. Elros fue el mortal que más vivió, llegando a 500 años de edad y sus descendientes, los reyes de Númenor y más tarde de Arnor y Gondor vivieron mucho más que el resto de la población de Númenoreanos, rondando los 400 años. Los hombres corrientes de numenor que no pertenecían a la realeza o nobleza vivían entre 200 y 300 años. Es por esto que la mayoría de edad se alcanzaba a los 25 años.  

Calendario

Su calendario se basaba en el de los Elfos pero introdujeron cambios importantes en el mismo, como por ejemplo el año nuevo, que comenzara a mitad de invierno, cómo era costumbre entre los Edain de la Primera Edad. Además fueron ellos quienes hicieron que cada semana tuviera siete dias y que cada día comenzara con la salida del sol, ya que en el calendario elfico las semanas solo tenían seis días y cada día se contaba desde la puesta del sol.  

El calendario contaba aparte con 365 días divididos en 12 meses, de los cuales 10 tenían 30 días, y 2 tenían 31 días, que eran los meses de Verano, Junio y Julio. Los 3 días restantes no pertenecían a ningún mes y eran fechas especiales, que correspondían al primer día del año, "Yestarë", otro a mitad de año (el 183) que era llamado "Loëndë" y el último día del año, llamado "Mettarë". Cada cuatro años, había dos días en mitad del año, en vez de uno, que no se llamaban por tanto Loëndë, sino "Enderi". Sin embargo esta costumbre de añadir dos días cada cuatro años no se hacía en el último año de cada siglo, lo que hacía que se produjera un deficit de tiempo que no se corregía hasta finalizar cada milenio. Por lo tanto se hicieron tres correciones en la historia de Númenor, una en el año mil de la Segunda Edad, otra en el dos mil y otra en el tres mil.  

Reliquias

Se conservaban en la Isla muchas reliquias de la Primera Edad, cómo por ejemplo Arunruth, la espada del rey Thingol, que había sido heredada por su descendiente Elros, y por tanto por todos los reyes de Númenor. Otra fue el Anillo de Barahir, que Beren tuvo en su posesión y dejo en herencia a su Hijo Dior y por él llego a manos de Elros y los Reyes de Númenor. El Hacha de Tuor (abuelo de Elros), tambien conocida como Dramborleg, fue otra herencia que llegó a Elros y a sus descendientes en Númenor a través de su padre, Eärendil que la heredó del mismo Tuor. Por último, el arco de Bregor, fundador de la Casa de Bëor. De las Reliquias, todas se hundieron con la caída de Númenor y sólo sobrevivió el anillo de Barahir, que fue la posesión más preciada de los reyes de Gondor y por tanto de los que reclamaban el trono de Gondor, como es el caso de Aragorn. Tiempo después, el anillo se convirtió en la posesión más preciada del Reino Unificado.  

Armas

En cuanto a las Armas y la Guerra, los herreros de Númenor seguían forjandolas pues habían aprendido estos conocimientos de los Elfos Noldor, y aunque en los primeros tiempos de la isla, no hubo conflictos ni guerras, consideraron importante conservar el arte de hacer espadas y otras armas. Fue costumbre forjar una Espada para el heredero, y todos los nobles portaban una espada con caracter simbolico, pero los ciudadanos normales de la isla no las tenían ni sintieron la necesidad de tenerlas hasta los conflictos con Sauron. Usaban bastante el arco, sobre todo en la tierra Media pero lo hacían para cazar y defenderse de bestias malignas en esas tierras. Eran reconocidos por ser muy buenos arqueros y sus flechas llevaban caracteristicos penachos negros  

Matrimonio

Si una pareja se prometía, debían casarse a los tres años de dicha propuesta. Permanecer más tiempo sin casarse era algo extremadamente raro y fuera de lo normal.  

El Océano

Las gentes de Númenor amaban por encima de todas las cosas al Oceano, y por tanto sentían especial respeto por este, al que lo reverenciaban. Los Pescadores eran especialmente tratados en Númenor pues era uno de los principales alimentos de la Isla pues era abundante en las costas de la isla. En el principio de la historia de Númenor, los Edain fueron llevados a la isla a bordo de los barcos de los Elfos, y estos fueron guiados por la estrella de Eärendil hasta la isla. Los Elfos volvieron con sus barcos a la tierra media, por lo que los Númenoranos quedaron aislados en la isla, y tuvieron que aprender de nuevo el arte de hacer barcos y la navegación, algo que les llevó siglos. No fue hasta 600 años después de llegar a la isla que los Númenoreanos consiguieron alcanzar en sus barcos las costas de la Tierra Media de nuevo. Desde entonces, el oficio de Navegante o Marinero fue uno de los más respetados y prestigiosos de la Isla. Sólo los más valientes y osados tomaban este oficio.  

Viajes Maritimos

Existía una costumbre entre los Navegantes de Númenor antes de emprender sus largos viajes a lo largo del Mundo. Esta consistía en que una pariente femenina del capitán, una hija, hermana, mujer o madre de este, colocara una rama de un árbol conocido como Oiolairë "Rama del Buen Retorno" en la proa del barco. Esto se consideraba un auspicio de buen viaje y buena suerte, un buen augurio para el barco y su tripulación. Dicha rama simbolizaba la buena amistad con Ossë y Uinen, dos grandes maiar del mar al servicio del Vala Ulmo, señor de los oceanos.    

Reyes de Númenor

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.