Manwë, cuyo título es el de "Señor del Aliento de Arda", significa en Quenya, "El Bendecido" y proviene de la palabra "Man" que significa "bueno", "bendecido" o "inmaculado". Su nombre deriva de su nombre en Valarin Manawenuz. Es conocido en Sindarin como Aran Einior, "el viejo Rey", y en Adúnaico como Aman. También es conocido con el apelativo de Kalamando, "Mando de Luz". Primero de los Valar, llamado también Súlimo, "Señor de los Vientos", que viene de "sûl", "viento" en Quenya. Ama todos las aves y ellas van y vienen según sus designios. Es el más noble y de mayor autoridad entre los Valar y tan sólo menos poderoso que Melkor.

Lás águilas que recorren el mundo, son sus mensajeras y le informan de todo lo que sucede en él y estas intervienen en los sucesos del mundo si Manwë así lo ordena a través de los designios de Ilúvatar, con quien él de entre todos los Valar, es con quien más claramente se comunica y el que mejor entiende sus designios.

Descripción

Manwë es descrito con grandes ojos azules que viste siempre con largas ropas azules y lleva un gran bastón o cayado engarzado con un zafiro hecho especialmente para él por los Noldor. Manwë es el Rey de los Valar y de Arda y esposo de Varda Elentári, concebido en en la mente de Ilúvatar del mismo lugar del que fue concebido Melkor, quien era por tanto su hermano. Se lo designó para ser en la plenitud de los tiempos, el primero de todos los reyes: Seño de Arda y regidor de todo lo que allí habita. Vive en la cima del Monte Taniquetil, la montaña más alta del mundo, en los salones de Ilmarin, en el reino de Valinor. Los Vanyar son los elfos más cercanos a su corazón y viven con él y con Varda en esta montaña. Cómo menciona textualmente el Silmarilion:

"Era el hermano menor de Melkor en el pensamiento de Ilúvatar. En un principio Melkor era el más poderoso de los Ainur que descendieron al mundo, pero Manwe era el más caro al corazón de Ilúvatar y el que comprendía mejor sus propósitos. Se le designó para ser, en la plenitud de los tiempos, el primero de todos los reyes: señor del Reino de Arda y regidor de todo lo que allí habita. En Arda su deleite son los vientos y las nubes y todas las regiones del aire, desde las alturas hasta los abismos, desde los confines superiores del Velo de Arda hasta las brisas que soplan en la hierba. Lo llaman Súlimo, Señor del Aliento de Arda. Ama a todas las aves veloces de alas vigorosas, y ellas vienen y van de acuerdo con lo que él ordene."

Maiar a su servicio

Entre los Maiar a su servicio, el más conocido y poderoso era Eonwë, "el heraldo de Manwë", y pertenecía a los Maiar de mayor jerarquía. Era el segundo más poderoso de entre los maiar, después de Mairon, conocido más tarde como Sauron. Cuando este último fue corrompido por Melkor, Eonwë se convirtió en el más poderoso de los maiar que vivían en Valinor y más tarde participó en la Guerra de la Cólera, liderando a las huestes. Sauron tras esta guerra se arrepintió, y se acercó a él en busca de perdón, de corazón arrepentido. Pero como Eonwë no tenía poder o autoridad para detenerle o juzgarle por ser un igual, le encomendó a presentarse ante los Valar y encomendarse al juicio de estos. Sin embargo, Sauron tuvo miedo, y no fue ante los Valar, escondiéndose en el este. Allí comprendió lo fácil que era corromper a los hombres y pronto, el mal volvió a su corazón de nuevo, convirtiéndose en el nuevo señor oscuro, causando estragos en la segunda y tercera edad del sol, alzándose como una segunda amenaza para los pueblos de la Tierra Media.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.