FANDOM


Alqualonde

Alqualondë , que significa "Puerto de los Cisnes" de alqua "cisne" y londë "puerto encerrado en tierra", es una ciudad portuaria, capital de los elfos Falmari, los únicos elfos del clan de los Teleri en llegar a Aman. Está situada en las costas de Eldamar, en Valinor, un poco más al norte del Calarcirya. Fue fundada en el 1162 E.A, cien años después de la llegada de los Falmari a Valinor. Se construyó con ayuda de los Noldor y era el principal puerto de las Tierras de Aman.

Descripción

El lugar dónde se erigía Alqualondë era en la bahía de Eldamar, no muy lejos de la isla de Tol Eressëa. Estaba situada en un puerto formado por un anillo extenso de rocas al que se accedía por una gran puerta que no era más que un enorme arco abierto en la piedra por el desgaste del mar. Esta entrada era tan ancha que por ella podían entrar ampliamente dos barcos pasando a la vez. Cómo la ciudad estaba encerrada por el muro de piedra, y situada en la costa mirando hacia la Tierra Media y oculta por las Pelori de los llanos de Eldamar, llegaba poca luz de los dos Árboles cuando aún no había ni Sol ni Luna. Por eso mismo, la ciudad contaba con multitud de lámparas de oro y plata, y el muelle aún quedaba iluminado por la luz de las estrellas claras y brillantes en el cielo.

Alqualondë
Los Barcos de los Falmari tenían forma de cisnes blancos con picos de oro y azabache. Muchas veces eran impulsadas por aves y otras veces por velas y remos con forma de patas de cisne. La Ciudad estaba decorada con perlas obtenidas del mar y las costas cercanas estaba llena de joyas, regalo de los Noldor, que los Falmari habían esparcido en ellas. Los Falmari eran reconocidos constructores de Barcos y Navegantes, y eran los mejores entre los Eldar a la hora de trabajar la plata.

Los Falmari tenían a Ulmo y a los maiar Ossë y Uinen en gran estima debido a su amor por el mar. Por eso mismo construían barcos y pasaban largo tiempo navegando. Viajaban mucho entre la Ciudad de Alqualondë y la ciudad de Avallónë en la isla de Tol Eressëa, y exploraban las costas de Aman. Era costumbre entre los Falmari entonar bellas canciones, pues estaba en su naturaleza como Teleri el don del canto (Los Teleri se llamaban a si mismos Lindor, "los Cantores"). Por eso mismo las costas de Alqualondë estaban siempre sumidas en bella y hermosa música que los Falmari habían aprendido del mismísimo Ulmo.

Historia y Fundación

Origen

La Historia de la ciudad esta intimamente ligada a la historia de los Teleri. Cuando los Teleri finalmente llegaron a bordo de la isla de Tol Eressëa, Ulmo, al ver el amor que sentían por el mar, la ancló en la bahía de Eldamar lo suficientemente cerca de las costas de Valinor para que les llegara la luz de los dos árboles pero que aún les permitiera divisar las costas de la Tierra Media dónde vivían el resto de sus parientes. Debido a su amor por el mar, fueron conocidos con el nombre de Falmari "Elfos del Mar".

Fundación

Cisnes

Así pues, tras cien años viviendo en la isla, muchos Falmari desearon alcanzar por fin las costas de Eldamar y entonces Olwë, el Rey de los Falmari, partió con los suyos para asentarse en las costas del Reino Bendecido. Algunos Falmari permanecieron viviendo en la isla de Tol Eresseä cuya ciudad más importante fue Avallónë.

Olwë y los suyos se asentaron en la Bahía de Eldamar y allí fundaron la ciudad de Alqualondë, que a partir de entonces se convirtió en la capital y ciudad más importante de los Falmari de Aman, eclipsando a Avallónë. La ciudad fue construída con ayuda de los Noldor, que se alegraban por fin de recibir a sus hermanos en las cercanías de su ciudad, Tirion. Cómo sello de su amistad y alegría, los Noldor les regalaron inumerables joyas que los Falmari esparcieron por las costas cercanas a la ciudad.

Eärwen

Eärwen, hija de Olwë, princesa de los Falmari, esposa de Finarfin y madre de Galadriel y Finrod.

Tal fue la amistad entre Noldor y Teleri, que Finarfin, tercer hijo de Finwë, Rey de los Noldor, se desposó con Eärwen, princesa e hija de Olwë. De esta unión nacieron Finrod y Galadriel, y por tanto es de suponer que ambos visitaron la ciudad en muchas ocasiones, e incluso vivieran en ella un tiempo. Fue gracias a que tenían una madre Falmari que estos Noldor fueron acogidos más tarde por Thingol cómo parientes en Doriath (Ya que Thingol era el hermano de Olwë y el tio de Eärwen).

Miles de años después de lo ocurrido los eventos que allí ocurrieron siguieron afectando a los Elfos exiliados. Especialmente a la Dama Galadriel, quien al vivir con Thingol (durante una temporada) vivía con una congoja en el corazón.

Matanza de Alqualondë

Matanza alqualondë
El hecho más conocido y trágico de la ciudad fue la llamada Primera Matanza de Elfos contra Elfos o Matanza de Alqualondë. Con la liberación de Melkor de su encarcelamiento, y el perdón de los Valar a este, quedó libre para morar por Valinor a su antojo. Este engañó a los Noldor para ponerlos en contra de los Valar y enfrentó a Fëanor contra su hermano Fingolfin. Le hizo pensar que Fingolfin deseaba su trono en secreto. Sin embargo, el deseo real de Melkor era crear discordia en las Tierras Bendecidas y entre los hermanos, además de robar los Silmarils de Fëanor que tanto codiciaba para si.

Cuando Fëanor fue exiliado a Formenos por enfrentarse y amenazar a su hermano, su padre Finwë fue con él. Sin embargo, fue a hablar con los Valar durante las festividades de la cosecha y allí se descubrió el complot de Melkor. Este, sin embargo aprovecho la distracción de los Elfos y los Valar para destruir los dos árboles de Valinor con la ayuda de la araña Ungoliant . Después se dirigió a Formenos y mató a Finwë robando los Silmarils que allí se encontraban y huyendo de vuelta a la Tierra Media.

Fëanor descubrió lo que Melkor había hecho y por tanto se enfureció y lo llamó Morgoth "El Gran enemigo Oscuro del Mundo", y juró vengarse y recuperar los Silmarils. Asi pues, partió a Tirion y convenció a los Noldor de vengar la muerte de Finwë y recuperar las tres joyas. Los Noldor decidieron por tanto partir a la Tierra Media en Exilio. Para ello se dirigieron a Alqualondë, para pedir los barcos de los Teleri-Falmari.

Los Noldor fieles a la Casa de Fëanor partieron en primer lugar, seguidos del grueso de los Noldor fieles a Fingolfin y a Finarfin. Cuando Fëanor llegó con los suyos en primer lugar al Puerto de los Falmari, les pidió que le cedieran los barcos, pero estos se negaron con la consiguiente declaración:

«Pero en cuanto a nuestros blancos navíos, no proceden de vosotros. No aprendimos ese arte de los noldor, sino de los Señores del Mar; los blancos maderos los trabajamos con nuestras propias manos, las blancas velas fueron tejidas por nuestras esposas e hijas. Por tanto, no las daremos ni las venderemos ni por alianza ni por amistad. Porque te digo, Fëanor hijo de Finwë, éstas son para nosotros como las gemas de los noldor: la obra de nuestros corazones, que nunca podremos repetir.» ("De la huida de los noldor" en El Silmarillion, de J. R. R. Tolkien)

1000px-Kinslaying at Aqualonde

Así pues, Los Noldor de Fëanor atacaron a los Falmari, y cuando los Noldor de Fingolfin y Finarfin vieron lo que succedía no entendieron bien y pensaron que los Falmari los habían atacado primero, asi que participaron en la contienda. Entonces, una figura, probablemente Mandos, los encomendó a que retrocedieran y pidieran perdón por las atrocidades cometidas y se sometieran a juicio, pues si partían grandes pesares les esperaban en la Tierra Media. Este hecho es conocido como el Hado de los Noldor.

Sin embargo, los Elfos de Fingolfin y de Fëanor no hicieron caso, y prosiguieron con sus intenciones. Los Noldor de Finarfin sin embargo, decidieron no continuar asustados por el aviso de Mandos, y este y los suyos volvieron sobre sus pasos para pedir el perdón de los Valar. Este les fue concedido y volvieron a habitar la ciudad de Tirion.
Feänor y Fingolfin
Burning of ships
No había barcos para todos así que Fëanor y aquellos más fieles a él tomaron las embarcaciones para si y fueron a la Tierra Media prometiendo que les llevaría de vuelta los navios al resto de los Noldor, pero al llegar, quemó los barcos (no sin la preocupación de Maedhros) y consideró a los Noldor que esperaban en Valinor indignos de seguirle, pues eran fieles a sus hermanos y no a él. Fingolfin vió los barcos arder y aún así continuó su viaje a la Tierra media a través del Helcaraxë. Algunos Noldor de Finarfin se unieron a Fingolfin en el exilio. Entre ellos, los hijos de Finarfin, Galadriel y Finrod.

Con este suceso la amistad entre los Noldor y los Teleri-Falmari se convirtió en desconfianza, pero estos finalmente perdonaron a los Noldor con el tiempo y retomaron buenas relaciones con los Noldor de Finarfin que habían buscado el perdón de los Valar y el arrepentimiento, y por tanto se habían quedado en Valinor.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.