Éowyn era hija de Éomund y Théodwyn, hermana de Éomer y sobrina del rey Théoden. Tras la muerte de sus padres ella y su hermano fueron adoptados por su tio Théoden como si fueran sus hijos. 

Participó en la Guerra del Anillo. En los Campos de Pelennor derrotó al Rey Brujo de Angmar. Después de la batalla, en las Casas de la Curación conoció a Faramir, con el que se casó más tarde, y tuvieron un hijo llamado Elboron.

Historia

Éowyn frente a Edoras

Ella apareció por primera vez en el palacio del Rey Théoden en Meduseld, donde se había visto obligada a asistir a su tío desde hacía varios años, ya que su mente y su cuerpo estaban débiles por la influencia de Saruman a través de Gríma Lengua de Serpiente. Cuando Gandalf restauró al Rey, se preparó para defender Rohan contra Isengard. Como Théoden planeaba viajar y luchar, le pidió a su ujier de armas, Háma, que sugiriera un líder que cuidara de su pueblo durante su ausencia. Háma recomendó a Eowyn, ya que era un mujer valiente y amada por su pueblo. Éowyn obedeció a regañadientes las órdenes del Rey para quedarse en Edoras mientras Aragorn, Théoden, Éomer y el resto de los hombres partían para hacer frente al ejército de Saruman en la Batalla de Cuernavilla. Cuando regresaron, victoriosos a Edoras, Éowyn les recibió.

Al momento del mensaje de Gondor pidiendo ayuda a Rohan contra Mordor, Éowyn otra vez, pidió que se le permitiera viajar con Aragorn a la batalla, pero él se negó.

En su amargura, se disfrazó como un hombre, bajo el alias de Dernhelm (Yelmo Zurcido), y se

Éowyn como Dernhelm

dirigió a Minas Tirith en su corcel Hoja de Viento. Tomó a Merry adelante porque él también quería seguir a sus amigos a la batalla, pero había sido rechazado por Théoden. Debido a que Éowyn pesaba menos que un hombre de estatura similar, Hoja de Viento era capaz de soportar a Merry así como a ella.

Durante la Batalla de los Campos del Pelennor, luchó junto con la escolta de Théoden, cuando él y sus compañeros fueron atacados por el Rey Brujo de Angmar, el Señor de los Nazgûl, ella y Merry fueron los únicos que no huyeron. Como Théoden yacía mortalmente herido, desafió al Rey Brujo, quien se jactó de que "ningún hombre viviente podía matarlo".  En respuesta, se quitó el casco, dejando al descubierto su pelo largo y rubio, y declaró: « ...No soy ningún hombre viviente. Lo que tus ojos ven es una mujer. Soy Éowyn hija de Éomund. Pretendes impedir que me acerque a mi señor y pariente. ¡Vete de aquí si no eres una criatura inmortal! Por que vivo o espectro oscuro, te traspasare con mi espada si lo tocas... ».

Éowyn abatiendo al Rey Brujo

Produco de la rabia, el Rey Brujo le ordenó a la bestia alada que montaba que atacase a Eowyn, la cual velozmente esquivó el ataque y de un mandoble decapitó a la bestia. Cuando el Rey Brujo salió de entre los restos de su montura, llevaba consigo una pesada maza con la cual descargó un poderoso golpe hacia la doncella de Rohan que a duras penas pudo hacer algo en contra de ese ataque que rompió su escudo, fracturandole el brazo y enviándola al suelo. El Capitán Negro se disponía a rematarla pero perdió pie cuando Merry le apuñaló la pierna por detrás de la rodilla con la hoja de Oesternesse. Éowyn se levantó trastabillando y, juntando fuerzas, hundió su espada entre la corona y el manto atravesando la cabeza del Rey Brujo, matándolo al instante. Así se cumplió la profecía de Glorfindel que, mil años antes, en la Batalla de Fornost, había pronosticado que "no será la mano de un hombre la que habrá de abatirlo".

Debilitada por la soledad y la desesperación, combinada con sus heridas físicas, Éowyn sucumbió a un caso severo del Hálito Negro. Théoden, sin saber que ella estaba cerca, dijo a Merry con sus últimas palabras que ella había sido "más cara para él que una hija".

Momentos después, el verla acostada aparentemente muerta en el campo de batalla causó a su hermano Éomer un estado temporal de locura, sumido en el cual cargó con furia contra el enemigo. Sin embargo, durante la batalla Éowyn fue encontrada por el príncipe Imrahil, que se percató de que aún estaba con vida, aunque a duras penas, y ordenó que fuera llevada a las Casas de Curación. Allí fue curada por Aragorn, con Athelas.

Éowyn y Faramir en la coronación de Aragorn.

Éowyn se quedó en Minas Tirith, mientras que el Ejército marchaba hacia Mordor, a la Puerta de Negra, para desafiar a Sauron. Durante su estancia en las Casas, conoció y se enamoró de Faramir, que también había sido herido antes de la batalla por el Hálito Negro. Cuando la Guerra del Anillo terminó, ella decidió renunciar a sus sueños de gloria en la batalla y dedicar su vida a la paz y a la felicidad del matrimonio.

Ante la insistencia de Éowyn, Merry fue nombrado Caballero de la Marca. Asistió felizmente al funeral de Théoden y a la coronación de su hermano como Rey de Rohan, donde Éowyn presentó a Merry un regalo de despedida: el Cuerno de Rohan, un cuerno de plata tomado del tesoro de Scatha el dragón.

Faramir y Éowyn se establecieron en Ithilien como Príncipes y fruto de su unión tuvieron al menos un hijo, Elboron, y un nieto llamado Barahir.

Apariciones

Libros

Películas

Videojuegos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.